Cómo arreglar una piscina de plástico: 3 maneras diferentes

Uno de los principales motivos que te puede echar para atrás a la hora de comprar una piscina de plástico es la posibilidad de que se rompa y no saber cómo arreglarla. No te preocupes, ¡en este artículo te damos la solución de cómo arreglar una piscina de plástico!

La opción de deshacerte de ella no es la correcta, aquí te desvelamos el secreto de cómo arreglar una piscina de plástico en poco tiempo.

Antes de comenzar, lo primero que hay que hacer es tirar toda el agua de la piscina para evitar posibles daños. Ahora sí, ya podemos seguir. En este artículo encontrarás tres maneras diferentes sobre cómo arreglar una piscina de plástico.

Cómo arreglar una piscina de plástico con equipos o kits de reparación

Evaluar los daños de la piscina

Para poder empezar a arreglar la piscina, lo primero que hay que hacer es evaluar los daños que presenta. Para ello, la piscina debe estar desmontada, limpia y seca. De esta manera, encontrarás el problema con mayor rapidez.

Una vez encontrado el problema, se debe parchear la zona dañada utilizando un equipo de piezas de reparación.

Equipos de reparación

El equipo de reparación cuenta con una pieza de plástico que deberás cortar, adaptándola al tamaño de la rotura de la piscina para poder taparla a la perfección.

Siguiendo con estos pasos, podrás disfrutar de tu piscina como el primer día.

En el caso de no tener un kit de reparación, existen otras soluciones alternativas sobre cómo arreglar tu piscina de manera temporal.

Cómo arreglar una piscina de plástico con silicona marina

Si la rotura de tu piscina de plástico tiene una dimensión igual o inferior a 15 centímetros, la silicona marina puede ser tu salvavidas temporal. Si quieres saber los pasos a seguir sobre cómo arreglar tu piscina de plástico, sigue leyendo:

  • Asegurarse de que la zona afectada de la piscina esté totalmente seca y limpia para facilitar el trabajo.
  • Aplicar la silicona sobre la rotura y repasarla con una espátula de plástico.
  • Dejar secar la zona dónde se ha aplicado silicona.
  • Repetir el proceso anterior varias veces para asegurarnos de que no quede ninguna fisura.

Una vez creas conveniente que el proceso está terminado, deja secar durante 24 horas la zona dañada y ahora sí, ¡ya es hora de probar tu piscina!

Cómo arreglar una piscina de plástico con cinta adhesiva

Otra alternativa sobre cómo arreglar una piscina de plástico de una forma económica y fácil es utilizando cinta adhesiva. Todos tenemos cinta adhesiva en casa, así que es una opción temporal que te puede salvar.

A continuación, sigue los pasos para utilizarla de manera correcta:

  • Como en el caso anterior, el primer paso es asegurarse de que la zona dañada esté seca y limpia.
  • Colocar la piscina en una superficie plana y trabajar primero con el interior de la piscina.
  • Calentar el plástico y la medida de cinta adhesiva que necesites para cubrir la zona dañada, con un secador de pelo.
  • Una vez estén las dos zonas calientes, coloca la cinta adhesiva sobre la grieta.
  • Repetir el proceso varias veces para asegurar el funcionamiento.
  • Hacer lo mismo por el lado externo de la piscina.

Eso sí, para que esta opción funcione de manera temporal es necesario vaciar y secar la piscina después de cada uso.

Recuerda que estas opciones sirven para prolongar la vida de tu piscina un poco más, se trata de una reparación temporal y casera.

Esperamos que este artículo sobre cómo arreglar una piscina de plástico os haya resultado útil. Aquí podrás encontrar más consejos sobre cómo sellar una fuga de agua en tu piscina. Si tienes alguna consulta o duda, estaremos encantados de atenderte en el teléfono 876 76 87 66 o en nuestra página web